Cansancio acumulado en las piernas

Cansancio y pesadez en las piernas

Si buscamos en la WEB el cansancio y pesadez en las piernas son síntomas que pueden atribuirse a diversas enfermedades desde resfriado común, deficiencias hormonales, renales e incluso problemas de sueño.

 

Pero en el caso que nos ocupa, hablaremos específicamente de la pesadez en las piernas asociada a la mala circulación sanguínea, sus causas y posibles soluciones.

Cansancio y pesadez en las piernas
Explicaremos que la fatiga es una sensación de cansancio o agotamiento o una necesidad de descansar debido a la falta de energía o fuerza. La fatiga debe ser el resultado de trabajar en exceso, dormir mal e incluso falta de ejercicio. El cansancio es un síntoma más no una enfermedad, un malestar causado por diversos problemas de salud.

Si tu cansancio dura más de dos semanas  es recomendable una visita al médico para determinar la causa que puede deberse a problemas, del corazón, anemia o insuficiencia cardiaca. El cansancio generalmente en brazos, piernas, está asociado a una mala circulación sanguínea, que usualmente está acompañado por entumecimiento de estas extremidades calambres en manos y pies, aparición de úlceras, pérdida de fuerza, tonalidad azulada en las uñas.

Sentir pesadez en las piernas es otro malestar que ocasionan los problemas circulatorios, así como hinchazón  y hormigueo  

 

Posibles causas de la pesadez en las piernas

 

Ir a la playa es lo que más nos gusta hacer en verano, pero esta ingenua diversión puede ser contraproducente si sufres de pesadez en las piernas. El calor favorece la dilatación de las venas y por supuesto empeora el retorno de la sangre hasta el corazón.

Este síntoma se presenta en un altísimo porcentaje (80%) en personas adultas según demuestran los estudios de especialistas de atención primaria. La pesadez en las piernas es frecuente y común cuando sufrimos de varices que producen cansancio, calambres, hormigueo, sensación de calor, picor, hinchazón.

La insuficiencia venosa es una de las principales causas de pesadez en las piernas, que aunque se presenta, mayormente en mujeres, los hombres no están a salvo de esta dolencia.

El exceso de peso, especialmente en los hombres, es un factor de riesgo para el corazón, la circulación y la aparición de las venas varicosas que producen ese molesto cansancio en las piernas.

Otras causas pueden ser la retención de líquidos, los malos hábitos de vida como el sedentarismo, tener ocupaciones donde estés mucho tiempo sentado o parado o el exceso en el consumo de sal o grasas saturadas.

Aunque se habla poco de ello, los medicamentos también pueden tener reacciones adversas para nuestro organismo especialmente en nuestras piernas pues los antihipertensivos, antiinflamatorios y anticonceptivos provocan los edemas.

El edema es una acumulación excesiva de líquido en el tejido celular y se caracteriza por el aumento en el grosor de las piernas. En este nivel debemos ser cautelosos porque un edema es el síntoma de una enfermedad más grave.

Aunque se pueden presentar en cualquier parte del cuerpo, los edemas son más comunes en las piernas que soportan todo el peso del cuerpo y a eso se le suma la fuerza de gravedad que hace que se concentren los líquidos en las extremidades inferiores.

Un tips práctico y fácil para saber si tienes edemas en las piernas es presionar con el dedo la zona inflamada, si queda el dedo marcado por unos segundos y puedes ver una especie de forma de tu dedo  más clara que tu piel, tienes edema. Toma las precauciones del caso.

Si se descarta que la pesadez no es provocada por el calor, el médico prescribirá pruebas que establezcan el mal funcionamiento de los vasos, válvulas y arterias por lo que de ello dependerá su tratamiento.

En cuanto al cansancio en las piernas, si después del descanso o masaje no se aminora, es muy posible que sufras de insuficiencia venosa, que se traduce en la falla del retorno sanguíneo al corazón.

Para ello el flebólogo recomendará un tratamiento diurético que permite que la sangre sea más líquida y pueda pasar por las venas sin problemas. Pero si es más grave que las comunes arañas, las terapias serán más complejas para corregir el problema.

La menstruación puede ocasionar edemas en las piernas, pero terminado el ciclo menstrual las extremidades vuelven a su estado normal por lo que no es necesario  ningún tratamiento extremo. Lo que sí debes acostumbrar es levantar las piernas por unos 10 minutos diarios para que la sangre siga su recorrido sin problemas.

Con el embarazo el cuerpo sufre grandes transformaciones y entre ellas el peso del útero de la futura mamás va presionando todas las venas y arterias especialmente las que van hacia las piernas, provocando cansancio y pesadez.

En este caso no es recomendable el consumo de diuréticos pues pueden producir daño al feto. Lo aconsejable es dormir de costado con una almohada entre las piernas o elevarlas unos 45 grados aproximadamente por unos 20 minutos. Puedes apoyarlas al respaldar de la cama o en la pared.

Pesadez en las piernas y cansancio

¿Cómo aliviar la pesadez en las piernas?

 

Existen muchos tratamientos para aliviar estos síntomas. Ya hablamos de la toma de diuréticos que se recomiendan en los casos leves. Ahora hablemos de la Fisiatría como método exitoso para mejorar el edema, la sensación de cansancio y pesadez. En ella, la aplicación del frío y el calor en la zona afectada ayuda mucho a desinflamar el área, así como ciertos ejercicios con los pies.

Recostada de la pared, con los brazos extendidos, pies descalzos, hacer flexiones sólo estirando lo más posible los pies, dejarlos en punta unos segundos, bajarlos y repetir unas 20 veces.

Igualmente puedes acostarte, levantar las piernas y hacer pequeños círculos sólo con los pies, el derecho primero con movimientos circulares hacia la derecha y luego a la izquierda y luego con el izquierdo repetir la rutina. Este ejercicio ayudará a que la sangre depositada allí, retorne al corazón.

Otro tratamiento que recomiendan los médicos es utilizar medias elásticas para lograr la contención de la inflamación. Con usarlas durante el día, sentirás un gran alivio.

Cómo ya mencionamos es relevante hacer una dieta adecuada para evitar el sobrepeso, baja en sal, en la que no consumas grasas saturadas, que sea abundante en fibras, verduras, azúcares naturales como la miel, así como antioxidantes y anticoagulantes.

Es imprescindible tomar mucho líquido, unos 8 vasos de agua al día. Caminar todos los días. Hacerte masajes de pies y piernas con cremas hidratantes o mentoladas de abajo hacia arriba. Usar ropa holgada, nada que apriete las piernas o tobillos.

Debes además dejar de fumar porque el tabaquismo aumenta la coagulación de la sangre y puede provocar trombos.

Usar zapatos cómodos, si es posible sin tacones elevados. No cruzar las piernas cuando estés sentado pues esta postura frena automáticamente el flujo de la sangre por tus piernas, y contribuye a los síntomas que nos ocupan.

Hay ciertos ejercicios cardiovasculares que serán de gran ayuda para la inflamación, como las bicicletas estáticas, nadar, caminar y trotar. Además debes practicar ciertas técnicas como el yoga y el pilates. Para ambas debes manejar correctamente la respiración, y sólo este elemento mejora considerablemente el oxígeno en la sangre y por lo tanto tu sistema circulatorio.

Algo que puedes disfrutar para evitar el cansancio de las piernas, es tomar un baño de agua fría, te relajará tanto a ti como a tu sistema venoso.