Dietas

Hábitos alimenticios

Controlar lo que comemos es esencial para la salud de las venas de las piernas.
A continuación encontrará ciertas recomendaciones dietéticas que le ayudarán a mejorar la salud de sus piernas:

Mantenga su peso dentro del peso recomendado para su altura (con un margen del 10%). La obesidad aumenta la tensión sobre el sistema circulatorio.

Siga una dieta alta en fibra y baja en sal. La sal provoca escapes en los vasos sanguíneos y la retención de agua. Evite el estreñimiento, pues también aumenta la presión sobre las venas de las piernas y el abdomen.

No gane ni pierda peso demasiado rápidamente. Seguir habitualmente dietas de adelgazamiento tras engordar unos kilos es un hábito nocivo para el cuerpo. Mantenga su peso ideal.

Ropa y posturas

No lleve ropa ajustada. Puede restringir el flujo de sangre hacia las piernas.

No cruce las piernas. Este hábito también puede restringir el flujo de sangre.

No permanezca sentado o de pie durante largos períodos de tiempo. En el trabajo, en viajes aéreos o en coche prolongados sentimos las piernas cansadas y pesadas. Le aconsejamos que haga ejercicios de rotación de tobillos, ande durante 10 minutos o se levante y se siente sobre los dedos del pie como mínimo una vez cada horay hacer series de 6 – 8 respiraciones profundas cada 45 minutos.

Levante las piernas entre 15 y 30 cm por encima del nivel del corazón durante la noche y siempre que le sea posible durante el día.