Varios ejercicios para combatir las varices

Ejercicio para combatir las varices

Las varices son aquellas marcas de color rojo y morado que se puede presentar en la piel de una persona, pudiendo venir acompañadas de incomodidad, dolor, calambres y en ocasiones, de hemorragias internas. Las varices se producen de manera natural y en la mayoría de los casos, aparecen antes de los 40 años, sin embargo, con el paso del tiempo estas se han hecho cada vez más prematuras.

Una variz está formada por la incapacidad de una vena de transportar la sangre que se encuentra por el cuerpo de regreso al corazón, siendo usualmente la causa de esto la debilidad que se puede presentar en alguna de las válvulas que se encuentra en la vena. La razón de este problema usualmente está relacionado con la falta de actividad física y una alimentación deficiente, y es por ello, que se hace cada vez más crítico la importancia de conocer tanto como evitar varices como cuál es el mejor tratamiento para varices.

Ejercicios para evitar las varices
El fin del ejercicio como tratamiento para varices está relacionado con el fortalecimiento de las venas y la mejora de la circulación de sangre por el cuerpo y aunque, para ello, se busca fortalecer todos los músculos del esqueleto, son los de las piernas las que mayor atención tienden a atraer. La respuesta ante la pregunta, como evitar varices y como tratarlas, es más sencilla de lo que aparenta, necesitando de tan solo algunos minutos diarios de trabajo físico para lograrlo.

A nivel físico, la principal recomendación o tratamiento para varices es la práctica continua de un deporte, este puede ir desde algunos más exigentes como la natación a otros menos exigentes como el yoga; también se puede pasar por el zumba, la danza y el ciclismo. El principal fin de realizar esta actividad física es el fortalecimiento de los músculos de todo el cuerpo, además de mejorar el proceso de oxigenación y de circulación sanguínea, es por ello, que se recomiendan fundamentalmente deportes que consistan de movimientos aeróbicos.

Estas actividades como el baile y la natación son de las más recomendadas debido a que hacen uso de los músculos de todo el cuerpo, es decir, no se centran solamente en una zona o en un grupo de músculos. Específicamente, la natación es uno de los deportes preferidos ya que además de disfrutar de los movimientos aeróbicos que permiten combatir las varices, el efecto que se considera que el agua tiene en el cuerpo también resulta beneficioso para las varices. La natación es uno de los grandes secretos de cómo evitar varices.

Algo parecido ocurre con el ciclismo y con las caminatas, estas significan movimientos constantes en las piernas, movimientos aeróbicos que no son de alto impacto, es así como los músculos no sufren consecuencias negativas. Cualquiera de estos deportes deben realizarse por al menos 30 minutos, 3 veces por semana, para que en realidad sean respuesta a la pregunta cómo evitar varices o que sean parte del tratamiento para varices.

A pesar de que el ejercicio es clave en cómo evitar varices, algunos de ellos pueden generar consecuencias negativas, haciendo importante la necesidad de realizar un análisis sobre el tipo de actividad que se va a practicar, el tipo de deporte e incluso, la intensidad con la que se realizará. Siempre se recomienda consultar con un médico antes de comenzar sus prácticas.

Cualquier deporte que suponga grandes impactos, comprensiones o movimientos bruscos, deben ser evitados ya que pueden en realidad logran someter a los músculos, dañando las estructuras venosas, pudiendo facilitar la obstrucción de la sangre, y aumentar las molestias y dolores. Por ello, es que los deportes como el tenis, el futbol, el baloncesto y la equitación se encuentran prohibidos como ejercicios contras las varices.

Aparte de practicar deportes, se puede optar por una rutina de ejercicios que favorezca de igual manera al mantenimiento y a la prevención de las varices. Es así que los principales ejercicios que se recomienda para las varices, usualmente se centran en las piernas al ser el primer lugar en la que estas se presentan.

Ejercicios recomendados

 

Flexiones de dedos y talones. Sentado en una silla de manera correcta, con los pies apoyados en el suelo, se deben levantar la punta de los pies mientras se dejan los talones firmes en el suelo; este movimiento se debe realizar 20 veces. Luego de realizar el movimiento, el ejercicio se debe repetir, esta vez alzando los talones mientras la punta de los pies se mantiene firme contra el suelo; también se recomienda hacer 20 repeticiones.

Ejercicios circulares, bicicleta. Acostado en el suelo, con las piernas estiradas, estas se deben levantar en un ángulo cercano a los 90 grados, para luego realizar un movimiento parecido al pedaleo de una bicicleta durante un periodo que puede variar de 45 segundos a 1 minuto. Como tratamiento para varices, este ejercicio se recomienda repetirlo un mínimo de 3 veces y de ser posible, con una rapidez cada vez mayor, en otras palabras aumentar el ritmo con las series es útil para la lucha contra las varices.

Oscilación de piernas de pie. De pie en el piso, en una posición recta y con las piernas separadas, balancear el peso del cuerpo en un solo pie mientras el pie de la otra pierna mientras se realizan oscilaciones en el aire de manera pausada y completa. Se recomienda hacer 20 repeticiones con ambas piernas y en el caso de ser necesario, se puede buscar el apoyo de una superficie para poder realizar el ejercicio correctamente.

Oscilaciones de piernas acostadas. Acostado en el piso, con las piernas estiradas, se debe subir una pierna, dentro de las posibilidades, y hacerla girar en el sentido de las agujas del reloj, haciendo 20 repeticiones; se debe repetir el mismo ejercicio con la otra pierna. Tras finalizar con ambas, se repite las dos partes del ejercicio, invirtiendo el sentido de los círculos.

Estiramiento de dedos. Este ejercicio puede ser realizado acostado o parado, se busca flexionar y extender los dedos de los pies; el ejercicio debe consistir de 30 repeticiones.

En la búsqueda de como evitar varices, se encuentran ciertos movimientos y actividades que se pueden realizar en el día a día y que pueden resultar ciertamente beneficiosos y claves para prevenir e incluso, servir como tratamiento para varices. Estas actividades complementarias pueden ser tan sencillas como evitar estar parados por largos periodos de tiempo y en los casos de ser necesario, realizar cuclillas o flexiones que permitan mejorar la fluidez sanguínea; junto a esto, se deben realizar estiramientos tanto de piernas como de brazos y torso varias veces al día, esto es útil sobre todo si le prestamos atención al pie y a los dedos de él; por último, sentarse derecho en la sillas y subir escaleras también se presentan como actividades provechosas.