Mejora la circulación para prevenir las varices

Importancia de mejorar la circulación

Nuestro sistema circulatorio es como una maquinaria bien engrasada, cuando se encuentra en perfectas condiciones suministra el oxígeno a todas las partes del cuerpo, y a nuestros órganos vitales como el corazón y el cerebro.

 

El sistema circulatorio compuesto de venas, arterias y corazón permite además la regeneración celular y promueve la salud de nuestra piel. A pesar de la relevancia de la circulación casi siempre no le damos el mantenimiento que requiere o los cuidados para mejorar su funcionamiento.

Importancia de mejorar la circulación para prevenir varices
Por lo que en el momento menos pensado comenzamos a padecer ciertos síntomas y el más visible son las varices que – aunque se consideren un problema estético – pueden complicarse si no se atienden a tiempo con un especialista, en este caso un flebólogo. Por ello, el fin de este artículo será aportar al lector algunas pistas que permitan mejorar la circulación y por ende prevenir las varices.

 

Lo primero que debemos apuntar es que uno de los factores que ponen en riesgo la circulación, es el sedentarismo. No hacer ejercicios con frecuencia contribuye a la acumulación de la sangre en las extremidades inferiores y el consecuente deterioro de las válvulas dentro de las venas que se traducen en la aparición de las venas varicosas.

 

El tiempo que pasas sentado o parado influye en esta anomalía, por ello es relevante adoptar en la vida diaria un régimen de ejercicios que no necesariamente debe ser extenso. Con ocupar una media hora en la mañana y otra en la tarde simplemente a caminar, le estarías dando una gran recompensa a tu sistema circulatorio.

 

Notarás, luego de hacer actividad física frecuente, un aumento de energía y fuerzas, más si eres una persona de avanzada edad, experimentándose también resistencia muscular.

 

Otro elemento que debemos considerar para mejorar la circulación es dedicar nuestra vida a una alimentación saludable. Como sabemos las grasas saturadas, el exceso de sal en las comidas o azúcares consumidas en exceso son nocivas para la salud, bloqueando arterias, provocando diabetes pero sobre todo afectando nuestra circulación.

 

Durante mucho tiempo las dietas han protagonizado el interés de las mujeres para sentirse y verse bien. Pero este tema cobra mayor relevancia si se hacen por problemas de salud. Es necesario el consumo de minerales y vitaminas, así como de alimentos que contengan Omega 3, que ayudan a eliminar el exceso de agua como diuréticos, antioxidantes presentes en la gama de hortalizas verdes, en las berenjenas y el calabacín.

Elimina o baja el consumo de grasas saturadas presentes en quesos, embutidos, natas, mantequillas así como la cocción con aceite vegetal y sustituirlo por aceite de Oliva o simplemente cocinar tus alimentos asados o a la plancha, lo cual contribuye a preservar sus nutrientes  y a combatir la obesidad, otro de los factores que influye en el deterioro del sistema circulatorio.

 

Para mejorar la circulación son muy efectivas las prácticas de disciplinas como el Yoga, que con sus diversas técnicas de respiración y ejercicios ayudan a que el oxígeno circule por todo el cuerpo, y además que la sangre fluya sin ningún problema cuando ya manejamos a conciencia estas posturas de relajación.

 

Con esta técnica milenaria podrás notar como mejora la circulación de las piernas y pies, con algunas posturas específicas lograrás estimular el fluir de la sangre en ciertos órganos, aunado al beneficio para la hemoglobina, así como para disminuir la presión arterial y evitar la formación de coágulos.

Algunos ejercicios

Aquí te recomendamos algunos ejercicios de Yoga que -con el tiempo- evidencian una mejoría del sistema circulatorio y por supuesto prevenir las varices. Debes aprender a respirar, Para ello, puedes anotarte en una clase o ver los videos en alguna web especializada. Mientras tanto te adelantamos algunos ejercicios:

 

1.- Siéntate en un lugar ventilado y tranquilo en la postura del Indio, con las manos sobre las rodillas y respira conscientemente. Esto quiere decir intenta al inhalar retener el aire en los pulmones por 10 segundos y luego exhalar lentamente. Se repite por un minuto.

Prevenir las varices con la mejora de la circulación
2.- De pie con piernas y brazos separados, poner el pie derecho en dirección a la derecha y el izquierdo hacia la izquierda. Doblar rodilla derecha, mantener torso hacia adelante y girar la cabeza hacia el brazo derecho. Mantener la posición por 10 respiraciones profundas y hacer todo el procedimiento con el lado izquierdo.

3.-Colocar manos y pies sobre el piso apoyando palmas y plantas. Estirar bien el cuerpo hasta que logremos una especie de triángulo. Respirar unos 30 segundos. Estos ejercicios y otros cardiovasculares son esenciales para la correcta circulación sanguínea.

Con el fin de que nuestro sistema venoso profundo no se dañe, también son recomendados los ejercicios cardiovasculares que -además ayudan al fácil fluir de la sangre- lograrán mantener un buen tono muscular, donde se posicionan el 80% de las venas.

Son óptimos las prácticas de natación, el ciclismo, correr, trotar para reforzar los músculos. Sobre esto, los especialistas del Centro en Enfermedades de Venas explican ampliamente como nuestros músculos contenedores de gran porcentaje del sistema venoso se favorecen con estos ejercicios.

Además nos explican algunas prácticas para prevenir las varices haciendo especial énfasis en el pedaleo, no sólo en la práctica de ciclismo como tal, sino pedalear bajo el agua. “Practicar el movimiento de pedaleo de la bicicleta en el agua hacer trabajar los músculos posturales”.

Recomiendan asimismo los ejercicios de constancia y resistencia, así como los que involucren movimientos amplios como los aeróbicos., “que obliguen a estirar el envoltorio muscular o fascia”.

 

Algunos ejercicios recomendados para prevenir varices

 

Para hacer en casa, los especialistas aconsejan los siguientes ejercicios: para los músculos de la pantorrilla, ponerse de pie frente a una pared, con pies paralelos, cabeza recta y brazos estirados. Hacer 20 flexiones de los pies en punta. Descansar 10 segundos y repetir unas 5 veces.

Otro es: tumbada de espaldas con los brazos en cruz, levantar las piernas en ángulo recto y hacer movimientos de pedaleo. Mantener el vientre hacia adentro. Hacer unos 20 movimientos.

En la misma posición que antes, levantar las piernas hacia arriba y dibujar pequeños círculos con la punta de los pies. Hacer 20 movimientos.

 

Remedios naturales  

 

Si para ti los ejercicios, los masajes u otros tratamientos no son una posibilidad para mejorar tu circulación, existen los llamados remedios naturales pues estos benefician la fluidez de la sangre.

Dentro de ellos tenemos el Chile con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, favorece la descongestión de las venas, fortalece el sistema circulatorio y la presión arterial.

Los Arándanos ricos en flavonoides y vitamina P con propiedades antihemorrágicas, antioxidante y vasodilatador. Es el número 1 recomendado para la salud de las venas.

Las nueces son otro alimento natural que contribuye al perfecto funcionamiento del sistema circulatorio, así que cada vez que quieras come nuez al natural o en postres o helados. En infusiones tenemos el Castaño de Indias, antiinflamatoria y antiedematosa. En el mercado puede venir en pastillas, infusiones y pomadas.

La aplicación del vinagre de manzana, alivia las molestias colocando paños húmedos en la zona afectada. Disminuye los niveles arteriales, ayuda la circulación sanguínea y linfática. La milagrosa Cola de Caballo, con propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias. En infusión mezcla 100 gramos de la planta en un litro de agua dejar hervir y beber pequeñas porciones durante el día.