Mejorar la circuación para evitar varices

¿Cómo mejorar la circulación en las piernas?

¿Sabías cuánto de importantes son tus piernas? A decir verdad, no sólo hacen posible nuestra movilidad y la acción diaria, sino que además embellecen – especialmente para las mujeres – nuestro cuerpo por su esbeltez y hermosa forma. Por ello, es vital estar atentas de su salud y buena apariencia.

Lamentablemente un alto porcentaje – que podría superar el 70% – de pacientes que acuden a consulta por síntomas como cansancio, pesadez, venas inflamadas, calambres, tienen dolencias en sus extremidades inferiores.

Mejorar la circulación en las piernas
Muchos de estos malestares están relacionados con la mala circulación en las piernas, diagnóstico que deberá determinar tu doctor. Sin embargo, intentaremos orientarte con el fin de promover la mejora de tu circulación y para que estos molestos síntomas no empeoren.

Antes de conocer de qué manera podemos mejorar la circulación en las piernas, exploremos un poco las enfermedades a las que estaríamos expuestas si tenemos antecedentes genéticos o padecemos de mala circulación. Porque no podemos obviar que del 100% de quienes padecen de esta patología, 70 o más son mujeres especialmente la incidencia aumenta si pasan los 50 años.

Enfermedades relacionadas a la mala circulación

Dentro de las enfermedades que podemos padecer por mala circulación tenemos:

  • La Arteriosclerosis de las piernas. Usualmente son producto de la diabetes, hipertensión, colesterol o por fumar. Los síntomas son: dolor, fatiga, ardor.
  • La Claudicación intermitente. También es producto de la enfermedad del aparato circulatorio y se presenta como la obstrucción de las arterias, su síntoma principal es un punzante dolor muscular en las piernas y pantorrillas.
  • Las Várices. Por supuesto están incluidas en esta gama. Son venas azuladas provocadas por la acumulación anormal de sangre y su no retorno constante hacia el corazón. Producen pesadez, hinchazón, calambres y dolor.
  • El Eritema nudoso. Son lesiones que se sienten al tacto, usualmente son violetas y se localizan en las piernas. Son muy dolorosas y si las tocas son calientes. Sus causas podrían ir desde una infección por estreptococos hasta mononucleosis.
  • La Dermatofibroma. Es una especie de tumor benigno que puede causar cierto dolor y cansancio en las piernas.

¿Cómo mejorar la circulación en las piernas?

Estando claras de las complicaciones provocadas a raíz de una mala o defectuosa circulación debemos prevenir y cuidar nuestra salud. Las mujeres de por sí, dedicamos parte de nuestro tiempo en atender la figura, sin embargo, es esencial ir más allá.

Además de tener una rutina de ejercicios frecuente como trotar, caminar media hora en la mañana y media hora en la tarde, es muy beneficioso practicar el pilates y el yoga, técnicas que dados sus estiramientos y mecanismos de respiración colaboran con el fluir de la sangre hacia el corazón evitando así las enfermedades a las que nos referimos anteriormente.

Mejorar la circulación en las piernas
Pero, ¿cómo evitar el factor genético? ¿Si tenemos antecedentes familiares, no podemos evitar sufrir de una mala circulación? ¡Claro que sí!

Podemos prevenirla e incluso mejorar la circulación en las piernas. El primer paso es lograr una alimentación balanceada, incluir en tu dieta muchos vegetales, especialmente los verdes, verduras como el calabacín o las berenjenas que contienen antioxidantes, asimismo debemos incluir frutas con fibras que ayudan a eliminar las grasas malas.

También es necesario reducir el colesterol, disminuyendo o eliminando la sal de nuestras comidas, así como la azúcar refinada, sustituyéndola con edulcorantes o miel.

Como en cualquier dieta, es imperativo eliminar el exceso de grasas saturadas presentes en quesos, embutidos o carnes grasas, las cuales puedes reemplazar por el pescado, el aceite de oliva que tiene fama de ser súper sano y el delicioso aguacate que – aunque parece grasoso – por su composición contrarresta el colesterol LDL “malo”.

Por supuesto prepara tus alimentos a la plancha y consume mucha fibra, verdura y vegetales. También súmate a la lucha contra el sobrepeso, uno de los factores que pueden provocar la mala circulación en las piernas.

Existe a su vez un tratamiento muy recomendado para mejorar la circulación en las piernas que – junto a dormir con las piernas algo elevadas y los mensajes con cremas especiales – coadyuvan a aliviar la enfermedad cuando ya se presentan los síntomas, esta es la hidroterapia.

Este tratamiento consiste en aplicar con cierta presión en las zonas afectadas chorros de agua que cambien de caliente a frío.

Remedios naturales para mejorar la circulación en las piernas

 

Nuestras abuelitas, que durante muchos años sufrían de mala circulación con grandes protuberancias dolorosas o como le decían racimos de várices, no contaban con las técnicas avanzadas que la ciencia ha desarrollado para combatir esta dolencia.

Por ellas y sus madres los especialistas idearon eficientes formas para combatir este mal, pero también fue creciendo la popularidad de los remedios naturales para combatir el malestar que producen las venas varicosas.

Podemos enumerar algunos y sus beneficios para mejorar la circulación en las piernas. Entre ellas tenemos el Castaño de Indias. Esta maravillosa especie natural ayuda a reducir la permeabilidad capilar. Su efecto es antiinflamatorio no permite que se formen edemas.

Además de conseguir en el mercado pastillas,  el castaño de Indias se puede encontrar en cremas y geles.

El Ginkgo Biloba es otra asombrosa alternativa que ayuda a permeabilizar los capilares. El Ginkgo puedes conseguirlo en el mercado en pastillas Igualmente existen otras posibilidades como los arándanos, cerezo o la vid roja con excelentes capacidades antiinflamatorias y vasodilatadores.

Todas hemos escuchado de la Cola de Caballo, pues debemos decirte que su fama no es falsa. Logra regenerar tejidos, es diurética, cicatrizante, antihemorrágica. Se toma en infusión todos los días.

Otras alternativas para combatir la mala circulación

Ya hablamos de los remedios naturales, ahora te aconsejamos si deseas mejorar la circulación en las piernas, ingerir frecuentemente ciertos alimentos. Los cereales como la avena, trigo, cebada, ayudan a eliminar las toxinas por lo que la sangre fluye con mayor facilidad al corazón.

El jengibre no solo sirve como té para el resfriado, asimismo, sus propiedades desinflamatorias permiten que las venas sean más elásticas. Por otra parte, todas conocemos las pastillas de Omega 3, que asociamos directamente con el pescado, pero también las nueces contienen Vitamina B3 que favorece la circulación sanguínea. La versatilidad de las nueces ayuda a incluirlas en las ensaladas, salsas e incluso comerlas en su estado natural.

Hubo una época que recomendaban comer un diente de ajo al día y aún lo aconsejan, pues el ajo posee inmensas propiedades para limpiar la sangre y eliminar las impurezas de las venas. Claro no quieres consumir un diente entero, inclúyelo en todas tus comidas rallado o en polvo.

La Cúrcuma es una especie muy usada en la India y en la comida asiática. Es sin duda una bendición para mejorar la circulación y disminuir el colesterol LDL “malo”. Es una raíz que puedes rallar en tus comidas o agregar simplemente.

Además, no evites comer en abundancia cítricos como el limón, la toronja, la naranja, el kiwi, la guayaba, las mandarinas, las fresas, tomate, así como espinaca, pimientos, melón y patilla.

Debemos, en conclusión, cuidar nuestra salud y especialmente proteger el denominado flujo de la vida, como se le conoce a todo el complejo proceso circulatorio, pues además de hacer circular el oxígeno por nuestros órganos y células, es indispensable para completar el viaje de la sangre desde el corazón a cada rincón de nuestro cuerpo, así
como de su purificación.

Pasea al aire libre, maneja bicicleta, nada, no fumes, no estés mucho tiempo de pie o sentado, alterna ambas opciones para que la sangre fluya por todo tu cuerpo.