Prevenir varices practicando yoga

Yoga para las varices

La insuficiencia venosa, la incapacidad que pueden tener las venas de regresar la sangre de las piernas al corazón, es una de los padecimientos más comunes en el mundo actual, esto según datos revelados de algunos especialistas, quienes aseguran que más del 30% de la población se ve afectado por ello de manera crónica.

Este, se trata de un problema no solamente médico, sino también estético, que ha tomado protagonismo en los últimos años con la gran cantidad de estudios realizados en el área, ante las necesidades presentadas.

Estas investigaciones, buscan no solamente profundizar los conocimientos existentes sobre este padecimiento, sino también descubrir aquellos tratamientos indoloros y no intrusivos. Fue así, como se descubrió la importancia del yoga para las varices.

Yoga contra las varices

Yoga para las Varices

El yoga es considerado como un modo de vida que busca sanar y fortalecer, el cuerpo, la mente y el espíritu por medio de movimientos especiales, que permitirán no solamente optimizar los músculos del cuerpo, sino también ayudar al sistema circulatorio, linfático y nervioso. Es por todos estos beneficios, la razón por la cual se considera ideal practicar el yoga para las varices

Primero que todo, se asegura que el yoga permite la reactivación del sistema circulatorio, lo que aumenta la oxigenación general del organismo, mejora la salud de la piel y reduce la posibilidad de padecer condiciones relacionadas a la circulación de la sangre, como por ejemplo la formación de coágulos, la insuficiencia venosa e incluso, especialistas aseguran que es favorecedor para la los niveles de hemoglobina.

Segundo, es considerada una de las mejores opciones para la reducción de la hinchazón, ya que, estimula la eliminación de los líquidos y toxinas no deseadas que se alojan en el cuerpo. Y tercero, se considera que también es útil para fortalecer al sistema inmunológico del organismo, al desechar desechos metabólicos y fomentar el drenaje linfático.

Efecto del Yoga

Partiendo del hecho de que las varices se originan por la mala circulación de la sangre por el cuerpo, específicamente en las piernas, cualquier terapia que se pueda considerar capaz de recuperar esa fluidez sanguínea, puede ser eficaz para el tratamiento y la prevención de las varices, como ocurre con el yoga.

Además, también se debe considerar el hecho, de que esta sencilla terapia es capaz de reducir los principales síntomas de las varices, como: la hinchazón en las piernas y en los tobillos, molestias y dolores punzantes en las piernas que tienden a presentarse principalmente en horas de la tarde, sensación de pesadez en las piernas, cambios en el color de la piel cercana a los tobillos e incluso, la aparición de úlceras.

Es así, como la práctica del yoga se considera útil para aquellas personas que sufren de problemas relacionados con la insuficiencia venosa como las varices y las arañas vasculares, sin embargo, también se presenta como una herramienta contra la obesidad e incluso, contra la celulitis.

Se considera que practicar yoga para las varices, es la mejor opción para aquellas personas que posean una vida sedentaria, cuyos trabajos le exijan estar parados o sentados por largos periodos de tiempo y que no tenga suficiente tiempo para poder realizar ejercicio de una manera constante.

Mejores posturas de Yoga para las varices

– Postura del Perro

Con las manos y las rodillas en el piso, las primeras alineadas con los hombres y las segundas con las caderas, se busca mover el cuerpo en una posición de V invertida, subiendo la cadera y levantando las rodillas. Esta postura busca mejorar la circulación sanguínea, debido a que se obliga al cuerpo a devolver la sangre al corazón, mientras fortalece los músculos y mejora la oxigenación del organismo.

– Postura de las piernas contra la pared

Esta postura inicia sentada en el suelo con las piernas paralelas, luego se busca, con mucho cuidado, colocar las piernas contra la pared, mientras el torso se encuentra contra el suelo. Esta posición, al igual que la anterior, busca mejorar la circulación de la sangre entre las piernas y el corazón, haciéndola regresar, luchando contra la acumulación de la sangre.

– Postura del Guerrero II

Esta postura se centra en mejorar la circulación de la sangre, mientras se trabajan los glúteos, las piernas, la ingle, el pecho, la espalda y los tobillos. Por ello, es considerada una de las mejores asanas o posturas de yoga para las varices, al lograr reducir dolores, molestias, además de luchar contra la ansiedad.

Esta postura debe iniciar con las piernas juntas, luego dar un largo paso hacia el lado derecho, mientras los brazos son llevados a la misma altura que los hombros con las palmas hacia abajo, creando una línea recta. Por último, el pie derecho debe girar hacia su lado y el izquierdo, debe estar hacia adelante, mientras se flexiona la rodilla derecha en un ángulo recto.