Tratamiento varices esofágicas

Las Varices Esofágicas

Usualmente cuando una persona habla de varices, se refiere a aquellas manchas verdes o moradas que se presentan en las piernas o en los tobillos, producto de una irregularidad en la circulación de la sangre por las venas. Estas tienden a aparecer cuando las válvulas que se encuentran en las venas, están débiles o son maltratadas.

Sin embargo, nunca se toma en cuenta o se comparte información sobre aquellas varices asintomáticas, que aparecen en el aparato digestivo, que al complicarse producen hemorragias internas, estas son las varices esofágicas.

Tratamiento Varices Esofágicas

¿Qué son las varices esofágicas?

 

Las varices esofágicas se tratan de la dilatación anormal de las venas que se encuentran al final del esófago, por donde la circulación sanguínea debería pasar sin problemas hacia el hígado. Las varices se presentan cuando ese camino se ve entorpecido o tapado, lo que lleva al vaso a hincharse y en ocasiones a romperse.

Para poder entender la gravedad de estas varices, se tiene que comenzar comprendiendo la importancia que tiene el esófago en el correcto funcionamiento del organismo. Este, se trata del tubo que conecta a la faringe con el estómago, siendo por sus 25 centímetros de largo por donde pasa la comida que será digerida por el estómago y que servirán de nutrientes para el organismo.

Es por ello, que no se puede negar la necesidad de discutir sobre la importancia de conocer de las varices esofagicas síntomas y tratamientos.

¿Cuáles son las causas para la aparición de las varices esofágicas?

 

Al igual que ocurre con las varices que aparecen en las piernas, las principales causas varices esofagicas se debe a una obstrucción en la circulación de la sangre, en este caso, la vena que se dirige hacia el hígado. Pudiéndose presentar este cuadro por tres principales razones:

1.- Obstrucción de la circulación sanguínea por tejido cicatrizado

En la mayoría de las ocasiones que se presentan las varices esofágicas, estas se generan debido a que el flujo de sangre que se encuentra vía al hígado se puede ver obstruida o detenida como resultado de una enfermedad en este órgano.

Cuando se presenta este cuadro médico, la existencia de tejidos cicatrizados en el hígado, tiende a ser la opción más segura, siendo la cirrosis hepática la más común; este padecimiento no solamente se ve originado por el alcohol, también por el hígado graso o incluso, por infecciones derivadas de la hepatitis.

Si este es el caso, el flujo de sangre se detiene y retrocede, aumentando la presión dentro de la vena porta, aquella que lleva la sangre no oxigenada hacia el hígado. Es por este aumento de la presión, que se presenta la posibilidad de que la sangre busque una salida, yendo usualmente a venas mucho más delgadas que se ubican al final del esófago, las cuales se hinchan y pueden llegar a romperse y producir hemorragias.

2.- Trombosis

Esta se trata de la aparición o la formación de un coágulo de sangre dentro de un vaso, en este caso de una vena. Puede resultar en un obstáculo para la libre circulación sanguínea por el resto del organismo.

Para que la trombosis sea una posible causa de varices esofágicas, este debe presentase como una obstrucción en la vena porta o en la vena esplénica, aquella que se encuentra directamente conectada con la porta. Cuando esto se produce, se genera el ya nombrado aumento de la presión arterial dentro de la vena, el desplazamiento de la sangre a otros vasos y a la hinchazón de la misma.

3.- Parasitosis o Infecciones Parasitarias

Esto se produce por una infección como la esquistomiasis, producto de parásitos que viajan por la sangre y que tienden a centrar sus esfuerzos en dañar órganos como el hígado, los pulmones y la vejiga. Esto, conlleva a que no funcionen apropiadamente y que genere los bloqueos anteriormente explicados.

Varices Esofágicas: Síntomas

Al contrario de como ocurre con las varices que aparecen en las piernas, las varices que se encuentran en el esófago tienden a no presentar ningún tipo de síntomas, lo que las convierte en una de las más peligrosas. Los únicos signos que se presentan sobre la existencia de una varice de esta naturaleza, ocurre cuando se rompe y empieza la hemorragia.
tratamiento de las varices esofágicas
Los síntomas de las varices esofagicas són:

  • Vómitos continuos, que tienden a presentar grandes cantidades de sangre. Esto se produce debido a que naturalmente el esófago intentará deshacerse de la sangre acumulada de alguna manera.
  • Excreciones o heces de colores más oscuros de lo habitual. También tiende a presentar una textura mucho más viscosa y al igual que ocurre con los vómitos, sangre.
  • Mareos y aturdimientos. Pueden producirse con relativa frecuencia, tendiéndose a concluir que estos están relacionados a la pérdida de la sangre
  • Pérdida del conocimientos. Se produce usualmente cuando el caso de la variz es mucho más complejo, derivado de la cantidad de la hemorragia.

 

Consecuencias de la ruptura de una variz esofágica

La única gran consecuencia y posible complicación que se puede presentar con la ruptura de una variz en el esófago es una hemorragia interna, la cual en el caso de ser profunda, y de que no sea tratada apropiadamente, puede generar la muerte de la persona debido a la pérdida de sangre. Este es un final poco común al presentarse solamente en el 20% de los casos.

Diagnóstico y Tratamiento Varices Esofagicas

Si una persona padece de alguna enfermedad hepática, especialmente cirrosis, una de las principales recomendaciones es consultarse con un médico, para ser capaz de diagnosticar las varices con tiempo y poder evitar así su ruptura. Los estudios que se realizan para este fin son:

Endoscopia. Para ser capaz de diagnosticar las varices esofágicas se invita principalmente a someterse a un estudio endoscópico. En este, un pequeño tubo con cámara será introducido por la garganta hasta el intestino delgado con el fin de poder observar el esófago en su totalidad e identificar las varices y el riesgo que estas presentan.

Tomografía. Esta se trata de la toma de imágenes de los órganos, con el fin de poder observar el estado del hígado y su circulación sanguínea. Este examen es solamente recomendado como una segunda opción, para los casos en el que la endoscopia no se pueda realizar.

En el momento de que se identifique, es momento de iniciar el tratamiento varices esofagicas, principalmente para evitar sus rupturas. Las acciones que se tienden a tomar son:

Toma de medicamentos. Se pueden tomar ciertos fármacos con el fin de reducir la presión arterial de la vena que se encuentra generando los inconvenientes, siendo usualmente la vena porta. Sin embargo, si una variz se encuentra sangrando, existen medicamentos que pueden reducir la circulación sanguínea de esta vena.

La colocación de bandas elásticas en las varices. Esta es un tratamiento varices esofagicas solamente para los casos en que la ruptura parece inevitable; esta se puede realizar mediante el estudio endoscópico. Este tratamiento lo que busca es impedirle a las venas sangrar por medio del uso de bandas especiales, se considera que este tratamiento es complejo que puede provocar complicaciones.

No obstante, es el tratamiento ideal para los casos en los que la variz se encuentre sangrando, ya que, esta es capaz de detener la hemorragia rápidamente.