Prevenir venas varicosas con ejercicio

¿Cómo ayuda el ejercicio a prevenir las venas varicosas?

El ejercicio para las varices es una actividad de alto valor e impacto, para prevenir que estas venas se obstruyan y se reflejen en la superficie de la piel. Los especialistas recomiendan actividad física y entrenamiento diario para fortalecer integralmente y a la vez, evitar las varices.

No tiene que ser un entrenamiento de alto rendimiento ni nada por el estilo. Puede ser algo sencillo que usted pueda desarrollar, siempre y cuando sean ejercicios para varices. En este artículo aprenderá cuales son las mejores actividades que puede realizar desde casa y sin aparatos extras.

Pedalear

Uno de los mejores ejercicios para varices es pedalear, pero no requiere de una bicicleta para hacerlo. Aunque, sí la tiene, dar paseos diarios ayuda en abundancia. Para quienes no, esto es lo que pueden intentar en casa:

  • Busque una colchoneta para colocar en el piso. Colóquese sobre esta boca arriba.
  • Eleve las piernas y coloque sus manos debajo de su nuca.
  • Flexione ambas piernas, y comience a pedalear, simulando que maneja una bicicleta.
  • Puede hacerlo en la cama si siente mayor comodidad, lo ideal es que esté en una superficie plana y recta y haga los ejercicios para varices unas 30 veces. Puede repetir tantas veces quiera o pueda durante el día.

Separar piernas

Esta actividad motora le ayuda a mejorar la circulación de la sangre en sus piernas cada vez que lo hace. Por lo que, la mejor recomendación que le hacemos es practicarlo todos los días. Para ello, debe hacer lo siguiente:

  • Ubique una plataforma recta y plana, donde pueda mantener elevadas sus piernas y tratar de separarlas un poco.
  • Junte la punta de los pies y los talones.
  • Repita, de acuerdo a sus posibilidades, unas 20 veces estos ejercicios para varices.

La fuerza está en los abdominales, por lo que puede ser difícil al principio, pero una vez tome la dinámica podrá hacerlos rutinariamente. De esta forma fortalece piernas, abdomen y minimiza la posibilidad de tener varices.

Prevenir las venas varicosas con ejercicio físico

Hacer giros

Este ejercicio es super gratificante porque le permite mejorar la circulación, fortalecer piernas y glúteos, abdominales y mejorar su coordinación. Para ello debe hacer los siguiente:

  • Acuéstese en el piso o sobre una colchoneta para que esté más cómodo.
  • Luego, debe levantar una sola pierna mientras que la otra queda en reposo.
  • La pierna completamente estirada debe comenzar a realizar movimientos giratorios en sentido de las agujas del reloj.
  • Este movimiento se debe repetir por pierna unas 20 veces en varias sesiones. Todo depende de su resistencia y capacidad para realizar estos ejercicios para varices.

Punta – talón

Aunque este movimiento es común para caminar adecuadamente, es uno de los mejores ejercicios para varices que puede ejecutar sentado. Para ello debe:

  • Buscar una silla cómoda en la que usted pueda sentarse.
  • El movimiento es sencillo, solo debe poner la planta de sus pies en el suelo y hacer presión en sus talones mientras levanta la punta de los pies
  • Luego, baje la punta de los pies y suba los talones. Este movimiento debe hacerlo repetidamente, al menos unas 20 o 30 veces por sesión.
  • Al hacerlo sentirá una excelente relación en sus piernas, mientras ejercita las pantorrillas para ganar más fuerza en ellas. Puede intentar hacerlo de pie para ejercitar, a la vez, otras partes del cuerpo

Flexiones de dedos de los pies

No es para nada complicado, sino todo lo contrario, es realmente sencillo de lograr y puede hacerlo acostado con las piernas extendidas. Solo debe:

  • Acostarse boca arriba en una posición recta.
  • Luego, mueva los dedos de los pies hacia adelante y hacia atrás de manera recurrente y sincronizada.
  • Puede hacerlo unas 20 veces por sesión al día en cada pierna.

Andar sobre puntillas y sobre talones

Al igual que los ejercicios para varices de punta talón, en esta oportunidad se le recomienda hacer una sesión individual, pero de pie y caminando. Es decir:

  • Póngase de pie en una superficie cómoda y extensa como la sala, el patio, un jardín o si tiene posibilidad de hacerlo o en la arena de la playa.
  • Camine una distancia prudencial que pueda dominar, sobre la punta de sus pies, como si estuviera usando zapatillas de plataforma.

Repita el procedimiento, pero esta vez con la punta de los pies levantados, siendo su único soporte los talones.