Varices por malos hábitos

Factores de riesgo para las varices

Una de las patologías del sistema circulatorio más común en nuestro tiempo es la aparición de varices, por lo que muchos flebólogos se han dedicado al estudio y erradicación de los factores de riesgo para las varices, especialmente por el factor de riesgo que conllevan.

Cuando notamos la aparición de las llamadas arañas vasculares, en muchos casos las obviamos por ser indoloras y postergamos su tratamiento. Sin embargo, si no tomamos cartas en el asunto, la enfermedad avanza y podría convertirse en un verdadero problema de salud, ya que es crónica y no tiene cura.

Lo más recomendable es conocer por qué aparecen en nuestras vidas y lograr el procedimiento idóneo para aminorar el dolor y la hinchazón.

Además, debemos considerar los efectos físicos que -según el grado de la várice – provoca la patología, la cual puede llegar a ser limitante en el desarrollo de nuestras actividades diarias, tal y como explicaremos más adelante.

Emocionalmente, también nos afecta el tener varices sobre todo si nos ataca en la juventud, siendo este uno de los factores de riesgo para las varices más comunes. Esa especie de telaraña rojiza o azulada debajo de la piel nos acompleja y tratamos por todos los medios de no mostrarlas. Podemos llegar a maquillarlas, usamos ropa más larga, evitamos ir a la piscina o la playa, dejamos de utilizar nuestros shorts preferidos.

Tratamientos para eliminar las varices
Este complejo es alimentado por una sociedad que aúpa ridículos parámetros de belleza, por lo que pasamos largas horas frente al espejo divisando cualquier defecto, preocupándonos por mostrar -ante los demás – una apariencia perfecta.

De manera tal, que bajo este escrutinio y presión social la autoestima de nuestras jóvenes se ve mermada, pues imbuidas en este entramado culto a la belleza, sienten que no encajan en los cánones sociales, a pesar que estos se encuentren distorsionados y le den preeminencia a la estética en detrimento a lo verdaderamente importante, la salud.

Predisposición a las varices

En el tema que nos ocupa referido a los factores de riesgos de las varices, nos encontramos que son precisamente las mujeres las más propensas a sufrir esta enfermedad. Pero si se trata de la edad, no se circunscribe sólo a las personas mayores, porque además de originarse en la juventud de manera muy velada, hay una incidencia en aumento en mujeres cada vez más jóvenes, principalmente por su estilo de vida.

Alarmantes estadísticas indican que el porcentaje de pacientes jóvenes podría estar por encima del 60%. Uno de los factores de riesgo de aparición de varices a tan temprana etapa de la vida, en niñas con edades comprendidas entre los 13 y 15 años, es el adelanto de la iniciación sexual.

El deseo de no tener cargas, responsabilidades u obligaciones que conllevarían a un embarazo precoz, las hacen recurrir al uso de anticonceptivos automedicados y por ende sin control médico. Los especialistas explican que tanto la ingesta de anticonceptivos y de terapias de reemplazo hormonal, provocan el debilitamiento de las venas y en casos graves, su mal funcionamiento deriva en la acumulación de sangre en ellas y la posterior aparición de las venas varicosas.

La generación del milenio

También conocidos como los millennials, son jóvenes nacidos entre 1980 y el 2000 que los antropólogos sociales, así como los sociólogos han estudiado como una nueva forma de tribu, que vivió el despertar de la tecnología haciéndola parte de su día a día.

Estos jóvenes -atrapados por los avances tecnológicos- además de sufrir de la vista por la prolongada exposición a las pantallas y celulares, su inmovilidad los hace candidatos predilectos para la aparición de los factores de riesgo para las varices.

Los milenios poseen todos los elementos necesarios para desarrollar la enfermedad; mala alimentación, comer a deshora, sedentarismo, tabaquismo y consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

Eliminación de varices en Barcelona

Cambio de hábitos

Es necesario en este punto un cambio total de la rutina diaria, siendo joven puedes empezar -si ya no la tienes – una rutina de ejercicio de suave a media, practicar natación, caminar unos 30 minutos todos los días, al llegar a casa levantar tus piernas unos 10 minutos, masajes suaves de los tobillos hacia los muslos, comer sano evitando las grasas saturadas.

Igualmente se recomienda el uso de cremas hidratantes o para piernas cansadas, en el mercado abundan marcas y precios solidarios con el bolsillo, asimismo incluir en tu dieta jugos verdes, frutos secos, muchas frutas de estación, verduras, legumbres y abundante líquido.

Los hombres no se escapan

Aunque la mujer tiene más predisposición a padecer de esta enfermedad crónica hereditaria, hasta un 25% del sexo masculino puede llegar a tener varices, incluyendo edades entre 21 a 22 años. A ellos los afecta la dolencia llamada varicoceles, que afecta el área testicular del  hombre.

Se trata del agrandamiento anormal de las venas del escroto que se detecta a través de un examen físico y se palpa como una masa firme sobre el testículo. ¿Cómo eliminar las varices si produce dolor, atrofia testicular o esterilidad?

En estos casos el médico plantea la cirugía sellando la vena afectada para que la sangre fluya por las sanas. Se pueden sugerir métodos quirúrgicos como la Cirugía Abierta permitiendo la reparación de la vena, a través de una pequeña incisión por debajo de la ingle, con el uso de la anestesia general.

También está la cirugía laparoscópica, la embolización percutánea que implica la inyección de solución directamente en las venas dañadas.

La trombosis y otras dolencias

Sin ánimo de alarmarte, se debe saber que las varices se las traen y la ausencia de un tratamiento efectivo y a corto plazo desde su aparición puede devenir en consecuencias, nada agradables para nuestra salud y bienestar general.

Por ejemplo, por la Ley de Gravedad, que nos mantiene literalmente con los pies en la tierra, la sangre tiende a estancarse, no fluye correctamente hacia el corazón, pues se dilatan las venas superficiales y se produce un mal funcionamiento de las llamadas válvulas venosas, apareciendo así uno de los factores de riesgo para las varices más alarmantes.

Es la coagulación dentro de las venas la que conduce a una trombosis venosa. Un trombo impide la circulación sanguínea, se pueden producir en las arterias y en los vasos venosos generalmente de las piernas.

Si la trombosis ocurre en las venas superficiales, son muy fáciles de observar a simple vista. Se nota en la piel una especie de cordón duro y doloroso a todo lo largo de la vena afectada. Las personas que sufren de varices antes de la aparición de la trombosis, se percatan del aumento de tamaño y de la temperatura de las mismas. Estos síntomas también se aprecian cuando las varices se infectan a lo que se denomina Flebitis y en cualquiera de los casos debemos acudir al médico.

Debemos saber a su vez, que la flebitis es una inflamación muy severa y dolorosa de las venas, convirtiéndose en un trastorno cardiovascular de gravedad cuando aparece un coágulo de sangre que en determinados casos puede producir la muerte.

La flebitis profunda se ubica en la venas que alimentan los músculos y los tejidos, por la presión de la sangre, este coágulo podría moverse y alojarse en alguna arteria del corazón. En esta etapa se derivarían complicaciones como la embolia pulmonar.

Los factores de riesgo para las varices, en este caso unas flebitis van desde un extendido período de inmovilidad en un viaje por avión, el tabaquismo, la edad, la obesidad o un prolongado reposo en cama. Debe tratarse con anticoagulantes, medias de contención y mucho reposo con piernas elevadas, en casos extremos se procede quirúrgicamente.